Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Pasar al contenido principal

GOOD TIPS

Mitos y realidades de usar chupón en recién nacidos y bebés

El uso del chupón en los primeros meses de vida ha sido motivo de controversias. Estudios recientes han demostrado que efectivamente, el chupón ayuda a calmar el llanto del pequeño, a conciliar su sueño, a disminuir el estrés y el dolor. Aunque también se ha asociado a dificultades en la lactancia, inflamación del oído y problemas dentales.

Sin embargo, hay que dejar en claro que el uso del chupón tiene más pros que contras, siempre y cuando se retire su uso al cumplir el primer año. ¿La razón? Después de esa edad será considerado como un hábito nocivo.

Antes de descartar que tu pequeño lo utilice, te damos una serie de consejos para que lo utilice de la mejor manera.

Para el uso del chupón:

A partir del mes de edad (no antes), puedes ofrecerle el chupón a tu pequeño, no se lo ofrezcas a menos que él te lo pida.

No des el chupón al niño para que duerma, a menos que se utilice para disminuir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante. Cuando lo hagas, ten presente que deben ser chupones limpios, sin miel, para evitar caries.

No es recomendable amarrar el chupón al cuello de tu pequeño.

Es preferible el uso del chupón a que el niño se chupe un dedo, porque es más fácil retirar el chupón que el mal hábito de succión digital.

El chupón es un factor predisponente a la mala oclusión dentaria.

Cuando es utilizado con mucha frecuencia o más allá del año de edad podría ocasionar que tu pequeño no pueda cerrar bien la boca, el chupón podría contaminarse fácilmente con hongos y bacterias.

Revisa estas recomendaciones y evalúa el dar o no el chupón a tu pequeño, la decisión es tuya.

compartir

facebook whatsapp

TIPS RELACIONADOS

Después de ver este contenido, otras mamás como tú se interesan por estos otros artículos