Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Pasar al contenido principal

GOOD FOOD

Llegó la hora de introducir papillas para bebés de 6 meses

En el desarrollo de los pequeños todo tiene un porqué. Hay un evento que sucede a 6 meses de edad, y que significa un paso más del crecimiento de tu bebé: comenzar a comer alimentos distintos a la leche materna.

¿Qué es lo que sucede?

Antes del sexto mes de vida, la deglución de alimentos sólidos es impedida por movimientos de extrusión de la lengua (aventar los alimentos hacia afuera); sin embargo, cuando tu peque llega aproximadamente al sexto mes de vida, aparecen los reflejos masticatorios, aunque no tenga dientes.

Además, el tono del esfínter esofágico inferior aumenta de manera progresiva en los primeros seis meses, hasta alcanzar su plenitud a los 3 años. Asimismo, la madurez del sistema nervioso central también va marcando distintos periodos de la alimentación del niño.

A continuación enlistamos una serie de funciones que si tu pequeño ha logrado obtener en los meses que enlistamos. Puedes estar segura que es el momento idóneo para que comience a comer alimentos distintos a la leche materna:
• Sostén cefálico: a los 3 meses le permitirá tener la cabeza erguida y evitar la broncoaspiración de los alimentos.
• Maduración del sistema neuromuscular: se presenta hasta los 4 meses y es la que ayuda a deglutir líquidos. Entre los 4 y los 6 meses logrará deglutir alimentos semisólidos. Posteriormente adquirirá la masticación.
• La sedestación (sentarse) a partir de los 6 meses: esto le permitirá mantenerse sentado en una silla mientras lo alimentas.
• Bipedestación (estar de pie) entre los 10 meses y el año de edad: esto le permitirá distinguir objetos, colores, tomar y manipular las cosas y elegir incluso alimentos.

Recuerda que este proceso debe ser gradual y en ningún momento debes forzar a tu peque.

El cambio de un sabor a otro requiere repetidas ofertas; es decir, debes darle a probar distintos sabores, para que vaya reconociendo sus favoritos.

No olvides asesorarte con tu pediatra, ya que él es el indicado para guiarte sobre los alimentos que debe (y los que no) consumir tu hijo.

compartir

facebook whatsapp

TIPS RELACIONADOS

Después de ver este contenido, otras mamás como tú se interesan por estos otros artículos